Lumbalgias, protusiones y otras degeneraciones discales, discopatías, procesos lumbosacros (espondilitis, espondiloartrosis), osteoporosis, hipotonía muscular, traumatismos.

Leer más